Almogávares

Síguenos en:
0

Cuando el islam entró a raudales en la península ibérica todo el sistema se desmoronó como un castillo de naipes, nobles visigodos e hispano-romanos se vendían a cambio de respetar sus fortunas o su estilo de vida, otros en cambio combatían con denuedo. Al pueblo llano, como casi siempre, todo esto le pilla en medio y cuando no recibía de unos lo hacía de otros. A los pastores pirenaicos del Reino de Aragón la conquista y posterior reconquista les trastoca por completo sus medios y su estilo de vida, con los valles tomados o controlados por las tropas musulmanas pierden sus zonas de pastoreo invernal, de manera que al no poder usarlos su ganado moría y para subsistir se vieron obligados a dedicarse al pillaje y el saqueo, nace así una fuerza de infantería ligera temible, los Almogávares.

Almogávar por Ferre Clauzel

Los musulmanes ya usaban el término almogavar para referirse a tropas ligeras de escaramuceo y guerrilla, los reinos cristianos simplemente adoptaron este término. Incluso sus grados militares también tenían origen musulmán.

  • El Adalid: el jefe de la compañía.
  • El Almogávar a caballo: documentado solo en Castilla era una especie de mando de enlace entre el jefe y el capitán.
  • Almocatén: hacía las veces de capitán y era el líder de las bandas autónomas de almogávares.
  • Almogávar: era el rango más bajo, el soldado raso.

Agrupados en pequeñas partidas se adentraban en territorio enemigo en busca de alimento o materiales, podían mantenerse de lo que encontraban en el terreno durante los días que durase la razzia y gozaban de gran resistencia. Su antigua vida de pastores les había otorgado la instrucción necesaria para este tipo de guerra de guerrillas, pronto se dieron cuenta de que su nuevo medio de vida resultaba bastante mas rentable que el pastoreo. Con el avance de los reinos cristianos fichas partidas fueron incorporándose a los ejércitos y ganando experiencia. Los musulmanes de zonas fronterizas viendo el peligro que estos representaban día si y día también crearon sus propias partidas, así que también encontramos almogávares entre las filas sarracenas.

Almogávares en Constantinopla

Portaban equipo ligero en su época temprana, apenas una camisola y calzas de cuero, que solían vestir sin importar la época del año. Con el tiempo se incorpora una pequeña protección en la cabeza y cota de malla. Se armaban con lanzas cortas, que algunas veces no eran más que un palo afilado o con una punta metálica, dos venablos algo más pesados y un alfanje. De vez en cuando llevaban un pequeño escudo redondo como protección extra. Siempre cargaban un pequeño zurrón lleno de provisiones pero aún así eran capaces de alimentarse de lo que recogían en los campos, incluso de hierba.Con barbas crecidas y pelo enmarañado junto con su vestir desarrapado y sobrio parecían más mendigos que soldados y ofrecían una imagen fiera y ruda. Cuando entraban en combate gritaban “Desperta ferro” mientras golpeaban sus alfanjes y espadas cortas contra el suelo haciendo saltar chispas. Es un método fácil para envalentonarse uno mismo e impresionar al enemigo. Normalmente usaban sus jabalinas y lanzas y una vez sin armas arrojadizas cargaban contra el enemigo.

 

Su instrucción les convirtió en una de las mejores infanterías que haya existido nunca y eran muy apreciadas por los generales y estrategas. Poco a poco se fueron profesionalizando, y aunque tienen fama de grandes soldados de la corona aragonesa también Castilla tenía su fuerzas almogávares que durante la guerra Castellano-aragonesa llegaron a enfrentarse. Participaron en casi todos los escenarios de la reconquista española, en las guerras italianas, en las campañas de Aragón en Sicilia, incluso en Tierra Santa, pero su hecho más famoso quizás sea la Venganza Catalana, protagonizada por la compañía de Roger de Flor, pero esas ya son otras historias….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »