Introducción a la Batalla de las Ardenas

El 16 de Diciembre de 1944 la Alemania de Hitler pega uno de sus últimos zarpazos, acorralada en su territorio y acosada en el este por el oso ruso que avanza de manera imparable intenta una acción desesperada en el frente occidental.

El 6 de Junio de 1944 los Aliados (Gran Bretaña, Estados Unidos, Canadá y Francia con un conglomerado de exiliados españoles, polacos y demás naciones subyugadas) abren por fin un frente en Francia desembarcando en las playas normandas. Stalin llevaba tiempo pidiendo un segundo frente en Europa y la invasión de Italia no estaba resultando efectiva, no porque no consuma recursos alemanes, si no porque estaba mal planteada. Invadir una península como la itálica, que es muy estrecha, de manera longitudinal no es la idea más inteligente. Los alemanes plantaron una serie de líneas defensivas aprovechando las cadenas montañosas itálicas de forma que cuando los aliados conseguían romper una detrás siempre había otra, encima la estrechez de la península italiana anulaba la superioridad numérica aliada.

 

Abadía de Montecassino (Italia) durante la batalla del mismo nombre. Podemos observar la gran destrucción provocada por los bombardeos.

 

Así pues la Operación Overlord abrió el frente en Francia. Alemania usaba Francia como destino de vacaciones y descanso y había pocas unidades experimentadas de manera que el avance aliado fue en general rápido y sin muchos contratiempos, contratiempos como el causado por Michael Wittmann que con un solo Panzer Tiger emboscó a la 7 División Acorazada británica y destruyó 14 carros de combate, 15 vehículos de transporte y dos cañones contracarro en apenas 15 minutos.

 

Lancha de desembarco durante el día D. Foto de Robert Cappa

 

El frente avanzó rápido y los desembarcos en la Francia de Vichy en el sur del día 15 de Agosto lo acelera aún más y el 25 París es liberada. El día 17 de Septiembre tropas aerotransportadas estadounidenses y británicas saltan en Holanda durante la Operación Market Garden, el objetivo es tomar una serie de puentes que abriría un corredor hacia el Rin para entrar en Alemania lo más rápido posible y acabar la guerra en 1944. La operación es un fracaso estrepitoso, aún así los aliados continúan su avance. Desde el día 14 del mismo mes los aliados atacaban el bosque de Hürtgen con el objetivo de agotar recursos y distraer la atención de las tropas alemanas para que no destinasen refuerzos desde allí al norte de Aquisgrán. Pero los recursos que engullía y la atención que distraía era la aliada. El Reich defendió Hürtgen con furia, de hecho era esencial para preparar la ofensiva en las Ardenas, se podría decir que prepararon el ataque delante de las narices de los aliados.

 

Liberación de París. El nombre del semioruga se ve claramente indicando que pertenecía a los españoles de la 9.

 

En el norte el avance había quemado a los hombres y estirado las líneas de abastecimiento hasta el límite y a los aliados les faltaba municiones y recursos. No les queda otra que parar la carrera hacia Berlín y esperar a recuperarse. Para ello destinan a las unidades más castigadas por los meses continuados de batalla a descansar en los alrededores del bosque de las Ardenas, tenían información de que los alemanes usaban su lado del frente en esta zona para lo mismo. Así era pero a la callada los alemanes preparan la Operación Wacht am Rhine. El objetivo era cruzar las Ardenas pillando a los aliados desprevenidos y repitiendo el golpe de hoz de la invasión de Francia pero a menor escala, tomar Amberes y embolsar a cuatro ejércitos aliados obligando a estos a negociar la paz y así poder centrarse en el frente ruso.

 

Artillería alemana haciendo fuego en el bosque de Hurtgen. Impresionante la densidad del bosque que podemos apreciar en esta fotografía.

 

La operación constaba de otras tres operaciones simultáneas:

-Operación Bodenplatte: un ataque relámpago de la Luftwaffe que tenía como objetivo lograr superioridad aérea hasta que las Waffen-SS y la Wehrmacht lograrán sus objetivos.

-Operación Greif: operación de falsa bandera en la que Otto Skorzeny y un grupo de tropas alemanas se infiltrarían disfrazados de soldados americanos tras las líneas aliadas y sembrarían la confusión cambiando carteles de carreteras y desviando convoyes.

-Operación Währung: operación de infiltración en la cual tropas especiales alemanas debían tomar puentes y Cruces estratégicos.

 

Infantería alemana en el bosque de las Ardenas durante las primeras fases de la batalla.

 

Los alemanes juntan 500000 soldados, 1800 carros, 1900 piezas de artillería y 2400 aviones. Los aliados no tienen nada preparado en la zona, pero acaban combatiendo 840000 hombres, 1616 tanques 4155 piezas de artillería y 6000 aviones. Ultra y los demás sistemas de espionaje saben de la concentración de tropas alemanas y de una inminente ofensiva, pero se ignoran las advertencias. Participan cuatro ejércitos, el 6 Ejército Panzer bajo el mando de Sepp Dietrich, que lleva consigo la 1 Division SS Liebstandarte, y la 12 División Panzer SS, juntos debían tomar Amberes. El 5 Ejército Panzer cuyo mando ostentaba Hasso von Manteuffel que debía tomar Bruselas. Y Erich Brandenbergen y su 7 Ejército debía tomar Echternach en Luxemburgo. El 15 Ejército lo mandaba Gustav-Adolf von Zangen que tendría un papel secundario y se limitaría a aguantar a los estadounidenses en el norte, eran la unidad más castigada durante la Operación Market Garden y la verdad es que lo habían hecho muy bien durante el desarrollo de la misma. Las unidades Panzer estaban reequipadas con carros Panther, Tiger I y Tiger II. Pero las tripulaciones y la infantería no eran de la mejor calidad, lo mejor que tenía Alemania había ido cayendo durante 5 años de guerra y lo entre los veteranos endurecidos, de los que sólo quedaban unos pocos, había niños y viejos. El plan exigía además todo el mal tiempo posible para neutralizar la superioridad aérea aliada, que los suministros de combustible enemigos tenían que ser tomados intactos y que eran necesarias 45 divisiones y solo tenían 30, demasiadas cosas tenían que darse para que el ataque fuera un éxito. Muchos oficiales expresaron sus dudas, incluso Model y von Rundstedt ofrecieron un plan combinado entre ambos pero Hitler lo rechazó, aún así todas las necesidades de material retardaron el ataque desde el 27 de noviembre que estaba previsto hasta el 16 de diciembre.

 

Planificación original del avance alemán.

 

El mando aliado sabía del movimiento de tropas alemán pero lo consideraron como movimientos defensivos, y no le dieron más importancia, aunque muchos de los mensajes interceptados indicaban un ataque en el sector del VIII Cuerpo del 12 Ejército estadounidense. El sector lo ocupaban unidades bisoñas, como la 99 y la 106 División de Infantería, o unidades tan reventadas como la 28 División de Infantería, en todo caso unidades que poco podían hacer ante el embate de 4 ejércitos nazis.

 

Soldados norteamericanos avanzando a través del bosque de las Ardenas.

 

Ocho días antes de la ofensiva alguna mente preclara se da cuenta de que hay un cruce de caminos vital para la 12 División Panzer SS y decide preparar una operación más. La operación Stösser y se le otorga el mando al Oberst von der Heydte, como tropa solo le dan paracaidistas y pilotos novatos. Heydte le dice textualmente Model que da a la operación un “10% de probabilidades de éxito” y este le responde “debe hacerse”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *