La Batalla de Otumba

Dejamos a la expedición española de Hernán Cortés saliendo de Tenochtitlán en franca retirada y acosados por los guerreros aztecas durante la lluviosa noche del 30 de Junio de 1520, noche conocida como Noche Triste. Cortés pierde su artillería, gran parte del oro saqueado y demasiados hombres, en lo que parece lo que va a ser una retirada cruenta y larga los aztecas dan una tregua que usan en sacrificar a los capturados en lo alto de su templo mayor. Una vez reagrupados en la orilla y hecho el recuento de hombres y los informes de daños comienza la pateada hasta Tlaxcallan, que iba a ser larga y dura.

Durante su ruta algunos pueblos indigenas les ayudan, pero otros decididos a echar a los invasores y convencidos de que esos hombres barbudos no eran dioses, si no humanos que sangraban y morían como el que más les atacan y hostigan, uno de los ataques más importantes ocurre en el que hoy es el monte de Los Remedios, antiguamente Otocampulco, la expedición cada día se encuentra más enferma, cansada y mermada. Mientras tanto los aztecas agrupan aliados, y sus efectivos no hacen más que crecer, cada minuto en ruta corre en favor de los aztecas y en contra de los hispanos, con suerte aliados Tlaxcaltecas se unen a los españoles motivados por un odio visceral a los aztecas, casi 800 serían en total.

El día 5 de Julio un nuevo ataque siembra terror entre la expedición, cada hostigamiento lo hace, pero cuando el ataque es por la retaguardia suele significar que tu perseguidor te está dando alcance y sabiendo que son muchos más y que encima están en su territorio el golpe moral el significativo. En el ataque muere el caballo de Martín de Gamboa lo que supone incorporar carne a un menú bastante mermado.

Pero llega el día 7 de Julio y ya no hay más oportunidad de huida, toca presentar batalla. Los historiadores no se deciden entre quién era el caudillo azteca, unos dicen que fue el elegido emperador y hermano de Moztezuma, Cuitláhuac, otros que el encargó la persecución a otro hermano suyo, Matlatzincatzin. Sea como fuere el caso es que un jefe militar azteca se presenta con gran multitud de tropas, y es aquí otra vez donde cronistas e historiadores vuelven a contradecirse, dejémoslo entre 100.000 y 200.000 hombres, aunque la cifra fuera menor a 100.000 la cuestión es que eran bastantes más hombres que los españoles, que contaban con unos 1300 hombres entre aliados Tlaxcalas (800) y españoles (500 infantes, 20 jinetes, 12 ballesteros y 7 arcabuceros). El terreno para la batalla favorece en principio a los aztecas, una gran explanada despejada donde no se puede neutralizar la amplia superioridad numérica Mexica. Pero los aztecas desconocen el arte de la guerra europeo y como utilizan sus armas, las grandes praderas benefician en grado sumo a la caballería que realizando cargas y retiradas de manera constante pueden hacer mucho daño, y los españoles contaban con un animal de combate a mayores, mastines leoneses y alanos españoles, perros adiestrados para el combate que causaban bastante miedo a los mexicas.

Los mexicas atacan con una única intención, capturar a los conquistadores para sacrificarlos. Una marea de indígenas cae sobre las tropas españolas, que se posicionan detrás de los piqueros. La gran masa de guerreros choca contra los hispanos y los primeros mexicas que llegan al alcance las de largas astas de las picas son ensartados. Los espadachines han recibido una orden clara, estocadas, han de dar estocadas evitando los golpes cortantes, luchan por su vida y la mejor manera de incapacitar al enemigo es matarlo y para ello el mejor sistema es clavar la espada, además los golpes cortantes favorecen roturas en las hojas. Las flechas y dardos aztecas golpean en morriones y petos de acero y poco daño consiguen hacer, sin embargo el acero toledano golpea en carne o en ligeras armaduras de cuero. Los ballesteros y arcabuceros disparan, abren fuego de manera constante, pero los virotes, las balas y la pólvora son limitados, así que seleccionan objetivos. La caballería mientras tanto siembra pavor y desconcierto, a pesar de la gran multitud de mexicas apilados, estos se apartan al ver venir los caballos debido al miedo que les infunden así que pueden correr casi libremente y van tapando huecos en la formación española. María de Estrada, única mujer española en la expedición se cubre de gloria ese día y combate hombro con hombro con sus compañeros, dícese que combatiendo como una leona o según los cronistas “como uno de los hombres más valerosos del mundo”.

Los tlaxcalas lo hacen bien, apoyan a los españoles y adoptan su sistema de lucha, apoyan allí donde se les necesita y se revelan como grandes tropas auxiliares. Cortés se entera por ellos que normalmente matar al jefe militar enemigo supone poner en fuga a todo su ejército y busca con ansia signos distintivos de mando. Divisa entre la maraña de mexicas a un guerrero más adornado, florido y para mayor visibilidad era llevado sobre unas andas. Cortés deja al mando de los infantes a Diego de Ordás y se hace acompañar por Gozalo Domínguez, Cristóbal de Olid, Gonzalo de Sandoval y Juan de Salamanca. Cinco jinetes contra una horda de aztecas, y al grito de “Santiago” cargan. Los mexicas aterrados abren ligeramente filas y los caballos en al galope arrollan a todo lo que no se aparta, mientras sus jinetes reparten mandobles a diestro y siniestro en dirección al caudillo mexica, Cortés le derriba de las andas sobre las que le transportan y Juan de Salamanca le ensarta en su lanza, se apodera del tocado y del estandarte. Los aztecas aterrados observan a su caudillo muerto y su enseña en manos de los conquistadores y viendose sin jefe rompen filas y huyen. Entonces se ha de controlar a los Tlaxcalas que salían en su persecución cegados de ira y sed de sangre.

Finalizada la batalla la expedición pasa la noche en Alpán y al día siguien llegan a territorio Tlaxcala sin enfrentamientos ni incidentes. Al llegar a Hueyotlipan son recibidos por caudillos tlaxcalas y por fin encuentran un lugar donde descansar y curar sus heridas. Cortés piensa ahora cuál debe ser el próximo paso…

(Visited 39 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*